MONKASA EN LA SEPOR 2017

MONKASA FELICES DE PARTICIPAR EN EN LA SEPOR 2017.

"La 50ª SEPOR ha sido un éxito pero ya estamos trabajando en la siguiente"

SEPOR ha cumplido los 50 años de vida con una edición muy especial. El alcalde de Lorca y presidente de SEPOR, Fulgencio Gil, hace balance de la misma, del recorrido de la feria y de los retos de futuro a los que se enfrenta.

Qué ha supuesto SEPOR para la ganadería a lo largo de estas cinco décadas?
La ganadería ha crecido de la mano de SEPOR. Hace 50 años era una pequeña ocupación de carácter familiar. Las personas que habitaban la huerta criaban junto a la casa unos pocos cerdos; algunos se sacrificaban con la llegada de diciembre, dando sustento a toda la familia durante meses y aprovechándose, como se solía decir, hasta los andares. Los que no, se vendían a tratantes de ganado que iban casi de casa en casa y de camino en camino recogiendo el ganado para venderlo a matarifes y pequeñas carnicerías.

Hoy hablamos de una auténtica industria agroalimentaria moderna y eficiente, en la que la calidad es la primera exigencia y que se combina con estrictos controles de bienestar animal y de salud alimentaria. Se trata de un sector que apuesta por la innovación y la investigación y también por ser cada vez más responsable en el aspecto medioambiental. En esta revolución del mundo ganadero, SEPOR ha sido un actor imprescindible como punto de apoyo del proceso de modernización a nivel local, regional y nacional.

La revolución desde el negocio tradicional caracterizado por el esfuerzo físico hacia la consecución de una industria moderna ha pasado por la formación de los profesionales, la globalización, mejoras en alimentación o en el transporte y la internacionalización. En todos estos aspectos, SEPOR ha sido fundamental.

SEPOR ha alcanzado con esta edición su 50 aniversario, ¿cuáles fueron sus inicios?
En 1968, un grupo de ganaderos del porcino lorquino pusieron en marcha una feria humilde pero que tenía la intención de ser útil y permitir el encuentro de los profesionales de la zona con el objetivo de influir positivamente en el sector. Desde entonces, ha pasado medio siglo y son muchas las cosas que han cambiado en Lorca, comenzando por el propio mundo agropecuario. Del mismo modo, aquella pequeña feria es hoy el gran referente nacional en muestras de ganado por su capacidad para aglutinar a todos los partícipes del sector, por su importancia a nivel divulgativo y académico y por su atracción para todo tipo de expositores. Pero conserva intacta una virtud: su utilidad.

Como alcalde de Lorca y como presidente de SEPOR quiero destacar que el Consejo Rector, consciente de lo que SEPOR supone, quiere año a año potenciar ese carácter que la ha convertido en una herramienta a disposición de los profesionales y en beneficio del desarrollo de su sector. Se expone como en cualquier otra muestra, y se hace con éxito; pero además se forma, se comparte y se crea un clima óptimo para concebir interesantísimas sinergias entre empresas y profesionales que durante el año se desarrollarán.

¿Cuáles son las virtudes principales de SEPOR?
En primer lugar, su agenda formativa, vanguardista y amplia, que ha traído cada año a los mayores expertos para ofrecer las respuestas que demandaban los profesionales. También el carácter comercial: 150 expositores nos acompañan cada año y más de 450 firmas comerciales. Su capacidad de atracción, reuniendo en cada edición a miles de personas, más de 70.000 en la que acabamos de clausurar. Pero sobre todo, SEPOR ofrece un espacio único para el encuentro de profesionales, quienes utilizan la feria para cerrar acuerdos, buscar proveedores o establecer las sinergias de las que hablábamos: es el gran mercado del sector ganadero. El profesional no tiene que recorrer centenares de kilómetros y decenas de provincias para poder hablar con los proveedores, los vendedores o los compradores: los encuentra aquí y en apenas unas horas puede establecer los lazos comerciales que de otra manera le hubieran llevado semanas.

¿Cómo calificaría esta 50ª edición?
El 50 aniversario había que celebrarlo de manera especial. De hecho, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente acogió la exposición ´Retrospectiva gráfica: una historia en imágenes´, que incluía los carteles de estos 50 años; la muestra estuvo también en el Palacio de Guevara y se promocionó la feria en el Puerto de Cartagena. Pero el momento cumbre de la celebración fue la gran gala de entrega de los Premios SEPOR de Oro, con los que tuvimos la oportunidad de reconocer el compromiso de personas, empresas, organizaciones y administraciones para hacer realidad esta trayectoria.

¿Qué espera de SEPOR de cara al futuro?
Esta feria va a seguir existiendo porque es necesaria y útil y porque cuenta con un sólido grupo de ganaderos y empresarios que apuestan decididamente por ella y por su futuro. El año que viene celebraremos una edición que también será muy especial, porque estrenaremos el nuevo Centro de Ferias y Congresos, una infraestructura que impulsará tanto SEPOR como el resto de ferias que celebramos, consolidándonos como ciudad ferial de referencia. Este espacio está pensado para exprimirle el mayor provecho a SEPOR, ampliando el espacio expositivo y potenciando tanto los espacios destinados a ganado como los que se dedican a promoción y venta, maquinaria o exposición de empresas.